domingo, 26 de enero de 2014

Macarons: Segundo (o tercer) intento

a las domingo, enero 26, 2014
¡Buenos días!

¿Os he dicho alguna vez que me encantan los domingos?
Y no lo digo porque no me encante mi trabajo (ejem ejem, no sé si ha sido buena idea dar la dirección de mi blog a mis "jefes"...) pero me encanta tener tiempo para hacer cosas que entre semana no puedo hacer.
Y aquí estoy, preparando otra entrada en el sofá viendo programas de repostería (conocéis La Fábrica de pasteles de Charlie? Me encanta!!) con mi perrita sentada en mi brazo, intentando escribir malamente en mi portatil!


El otro día hice mi segundo (o más bien tercer) intento de macarons, y si bien cada vez me salen un poquito más decentes (y la verdad, casi siempre saben bien) conseguir un resultado bueno es muuuuuy complicado. Como bien dicen en todos los blogs y libros de repostería, es una de las recetas más difíciles de hacer y cada receta te recomienda seguir unos pasos diferentes.
He visto recetas que te dicen que se debe hervir y controlar la temperatura exacta con un termómetro especial, recetas que te hacen batir un determinado número de minutos...
La que yo utilizo es la más sencilla que he visto, es la que os enseñé en esta entrada y la saqué del libro Macarons de Annie Rigg.





Como en la otra entrada ya os puse la receta, voy a añadir algunas fotos para ayudaros un poco en caso de que aún os quede alguna dudilla del paso a paso.


Lo primero es batir las claras de huevo. Lo mejor es hacerlo con una batidora eléctrica de varillas para conseguir el mejor resultado posible.

Este es el antes:


Y éste el después, después de añadir el azúcar poco a poco.


(Por cierto, los Reyes me trajeron una Kitchen Aid!! Tengo pendiente hacerle unas fotos chulas para enseñarosla)

Si queremos teñir la mezcla, lo hacemos en este momento, antes de añadir la almendra. Yo quise estrenar el colorante de Rainbow Dust color fresa que compré en María Lunarillos (éste) y quedaron así de bonitos:


Y ahora ya sabéis, manga con boquilla redonda y un poco de maña para que nos queden redonditos (yo usé un tapete de silicona que compré en la tienda Casa pero podéis hacerlo sobre papel de horno)



Creo que la clave está en dos puntos: dejar reposar el tiempo justo y hornear el tiempo exacto. Con éstos me daba miedo quemarlos, así que me emocioné cuando les vi formaditos y los saqué antes de tiempo del horno... Con lo bonitos que estaban, ¡¡y se empezaron a desinflar!! ¡Qué penita!
A ver si a la siguiente ya acierto...

Como se me fue el tiempo haciendo los macarons (como siempre que me meto en la cocina), para el relleno no invertí demasiado tiempo y simplemente puse una buttercream de chocolate blanco.

Os dejo unas fotos y os os dejo una muestra de lo que os voy a enserñar en la próxima entrada, ¿los véis?



¿Aún no? ¿No detectáis demasiados... corazones?


Lo dejo ahí :)


A los siguientes les puse, para probar, unos sprinkles antes de hornearlos. Quedaron graciosetes, ¿verdad? ¿os gusta, o mejor dejarlos clásicos?




Para que veáis el perfil... Algo más bonitos si me han quedado, ¿no? (se admiten mentirijillas piadosas)




Esta semana os dejo con la segunda parte de esta entrada, hasta entonces os deseo que paséis el mejor Lunes que sea posible :)






3 comentarios:

Cocinadictiva dijo...

Pues te han quedado muy bien! y los de forma de corazón están genial!
seguro que de sabor estaban riquísimos, así que no te preocupes por la estética jeje

wendylu dijo...

¡Hola! Me encanta la forma en que decoras todos tus postres. Tengo 16 años y amo la pastelería. Me gustaría realizar los Macarons a ver que tal me salen. Saluditos desde Venezuela. ¡Sigue con tu blog está súper coqueto!

Miss sandia dijo...

que blog más bonito tienes y te han quedado de cuquis...

Publicar un comentario

 

My world for a cupcake Template by Ipietoon Blogger Template | 2012